Cajón Desastre: Nunca, de Patricio Urzúa.

O la destrucción del mundo, a través de la desilusión de la vida.

Si algo ha caracterizado a la literatura chilena del último tiempo es esa gran variedad de estilos y temáticas que se van entrecruzando en los distintos géneros literarios. De este modo, ante el fenómeno de lo distópico a nivel mundial con la irrupción de sagas juveniles post-apocalípticas y obras de escritores consagrados mundialmente como McCarthy, Bradbury, Orwell, Huxley o Burguess, no deja de sorprender que la ópera prima de Patricio Urzúa sea una novela distópica con matices en el existencialismo que empapa las páginas que se leen rápidamente.

Nunca es una novela que parte desde la cotidianeidad de un crítico de arte fracasado en todo sentido, tanto en el plano personal con inútiles relaciones afectivas que van desde ser padre y no poder ejercer su rol o a sentir una atracción por Alejandra una extraña personalidad que desvaría a lo largo de la novela. Así, parece que la vida de Ricardo se va destruyendo día a día, lentamente se va alejando la condición humana del protagonista en pos de un letargo que ni siquiera se verá afectado por la incipiente aparición en el cielo de un extraño fenómeno de la naturaleza que va provocando el posterior caos que reinará en la novela de Urzúa.

Mientras la vida transcurre en una desilusión por ella manifestada en la abulia de los protagonistas, el universo entero está destruyéndose y la tierra será testigo de cómo una masa indescriptible, va creciendo en tamaño en el cielo, como si fuera una especie de agujero negro va succionando lo que encuentre a su alrededor. Comienza entonces el quiebre en la mayoría de los ciudadanos de las grandes ciudades. El caos se apodera del mundo menos de Ricardo que ya vive su propia agonía interna.

Nunca aborda con agilidad cómo los seres humanos son capaces de actuar bajo las condiciones extremas de sobrevivencia. En este sentido, vemos como tras la falta de alimentos, de energía eléctrica e inseguridad creciente, alimentarse de ratas, perros, gatos e incluso seres humanos, se convirtió en una rutina macabra que Urzúa relata desde la inquebrantable mente de Ricardo, quien recorre la ciudad siendo testigo de la barbarie sin participar de ella o mostrar sufrimiento por la inminente destrucción del ser humano. Ricardo ha perdido el sentido de la humanidad antes de que la nada se apoderara del planeta, demostrando que no se necesita de una crisis mundial para reconocer que el individualismo, el materialismo y el consumismo del hombre postmoderno le van convirtiendo en seres apáticos que tienen características humanas pero que actúan bajo la modorra, el abatimiento y el desinterés por la vida propia y de los demás.

Finalmente, es atractivo ver como en la novela Nunca se muestran diversas obras visuales que el lector va relacionando con los sucesos que van aconteciendo en el relato con lo cual se configura una hibridez artística que intencionalmente Urzúa ha querido manifestar en su ópera prima.

J.P. Cifuentes Palma, 2020.


Juan Pablo Cifuentes Palma (Los Ángeles, 1985) es escritor chileno de ciencia ficción, fantasía, terror y de clima ficción (cli fi), miembro de Alciff Chile. Durante 2019 publicó la colección de cuentos de ciencia ficción/terror “La supervivencia del caos” y el poemario de ciencia ficción “Sacsayhuamán: El exilio de los Shuk’tars”. Crónica de Terezin es su primera novela publicada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: