Cajón Desastre: Cita en la burbuja, de Alicia Fenieux Campos

Cita en la burbuja, Alicia Fenieux, Editorial Forja, 1ª Edición (2012), 151 páginas
Cita en la burbuja, Alicia Fenieux, Editorial Forja, 1ª Edición (2012), 151 páginas
¿TE ATREVES A MIRAR HACIA EL FUTURO?. UNA MIRADA OSCURA A LA SOCIEDAD.

Imaginar a la humanidad en el futuro ha sido uno de los grandes temas de los escritores a lo largo de la civilización humana, desde sociedades destruidas en un mundo distópico hasta reinventadas en otras latitudes y planetas, con viajes espaciales, máquinas del tiempo y con la tecnología como eje central del diario vivir de las personas. En este sentido, Cita en la Burbuja muestra al ser humano en esta máxima expresión de la homogeneidad donde no se logran diferenciar unos a otros y son manipulados por la sociedad del poder que consume sus vidas hasta que cada uno de los personajes termina siendo esclavos de unos destinos ya determinados con anterioridad.

A través de los quince cuentos que componen este libro vemos como el futuro parece ser más inhóspito al ser humano, una generación tecnológica que ha superado las bondades de las relaciones interpersonales y ha cuestionado la providencia del placer y el goce estético del arte por la irradiación de lo digital que va haciendo mella en el devenir de los personajes. Así, nos encontramos con Kiriaki, una mujer que ha tenido mala suerte en el amor y que aún busca encontrar a su amado. Sin embargo, su búsqueda se limita a una versión tridimensional, holográfica basada en las encuestas que completa asiduamente con la ilusión de encontrar a esa persona que nutra sus ansias amatorias. Nadie sospecha
que estamos frente a un reality show, somos testigos del ocaso, resurgimiento y posterior desazón de Kiriaki quien es víctima de la inescrupulosa barbarie comunicativa. Sin embargo, Kiriaki no es la única víctima del futuro, hay otros personajes que también sufren el advenimiento del futuro como es Yanclod quien ha perdido la capacidad de relacionarse con los demás hasta tal punto que ya no puede sentir el contacto físico con las otras personas. Aparecen nuevos síntomas de una sociedad distinta a la actual como es la fobia social, que se acentúa en el relato con un protagonista que termina encapsulado
en esa burbuja que lo protege de las relaciones interpersonales.

Es un futuro poco alentador para la humanidad y bajo el cual Fenieux intenta describir con precisión aquellos aspectos de la tecnología que van consumiendo poco a poco nuestro diario vivir. Es un mundo en donde las emociones se han acabado y el uso y abuso de las drogas es el pan de cada día para sobrevivir a una realidad inhóspita que no da pie a regresar al pasado y el tópico literario de todo tiempo pasado fue mejor es una premisa anhelada y deseada por sus habitantes quienes no entienden cómo vivíamos, en el siglo XXI, tan alejados de la relación humanidad-tecnología que para ellos es escandaloso concebir una vida apartada de los rituales de los adelantos científicos y tecnológicos.

De esta forma, encontramos a una joven que está a punto de alcanzar su primera menstruación, que para nuestra sociedad suele ser más bien un tema tabú, mientras que para los adolescentes del futuro se convierte en un ritual de iniciación a la vida sexual y para lo cual se incentiva a la mujer a perder su virginidad no solo a través de la intimidad con otras personas sino a través de la exploración de los deseos y sensaciones que provocan los chips tecnológicos que cual neurotransmisores invaden la mentalidad de las personas provocando alteraciones hormonales que complementan o suplantan al propioacto sexual. Sin embargo, nada es transitorio ni placentero cuando la protagonista se equivoca de chips transformando el rito de iniciación en los últimos suspiros antes de salir por los aires rumbo a la muerte.

La cita es a mirar el futuro con una mueca de incredulidad y espasmos ante lo que se puede leer. Así, es necesario preguntarse si estamos extraviando el camino debido a nuestro estilo de vida materialista, egocéntrica e individualista en el cual cada uno vela por su propio destino, su metro cuadrado y la empatía no predomina ya que es más relevante en cuanto me puede afectar a mí y después a los demás. Por lo tanto, la burbuja está planteada como la visualización exagerada de nuestro actuar, ya que se evidencia la cadencia, cuestionamiento y pérdida de los valores, de las instituciones, de los metarelatos propios del hombre postmoderno que busca ejecutar una vida ajustada a sus nuevas necesidades basadas en la comodidad e inmediatez, en no cuestionar ni reflexionar sobre el por qué de los acontecimientos sino en cómo influyen o afectan su propio ser.

En una sociedad en la cual lo estético predomina y sin embargo, el alto índice de obesidad sigue en aumento por el sedentarismo, comida rápida y la vida agitada que es propia de la postmodernidad, nos encontramos con una mujer obesa que encuentra a través de una droga basada en bacterias que se alimentan de sus lípidos, de esa grasa acumulada tras tantos años de desórdenes nutricionales, cuestionamientos de la personalidad, burlas y lágrimas por la silueta deformada y que ahora van provocando cambios radicales en su contextura física y con ello una realidad para ella deseada pero prohibida hasta entonces. No solo la ropa puede elegir libremente y a su medida, sino que comienzan a mirarla atractiva y ella se siente atractiva con lo cual su personalidad y estado de ánimo cambia radicalmente. El problema radica en que se convierte en una adicta a esta droga, a esta bacteria que destruye lípidos sin saber que los daños colaterales son aún indescifrables. Así, cuando conoce al hombre de su vida y piensa que al fin la vida es perfecta y justa con ella, recibe la noticia de que la droga, esa bacteria, causa la muerte, ya que no se conforma con destruir los lípidos sino que va consumiendo todo los órganos de sus huéspedes. A pesar de ello, no está dispuesta a abandonar su actual condición, teme volver a convertirse en una persona obesa ya que en ella no existe la mínima capacidad de fuerza de voluntad. Teme que al engordar su pareja huya de ella debido a su morbidez y está dispuesta a contradecir la opinión médica aunque le cueste la muerte sin sospechar que su pareja también era una persona obesa y que a través de aquellos silencios sobre el pasado, de la incomunicación sobre su vida anterior no descubrieron a tiempo que ambos compartían la misma desazón, el mismo prontuario, la misma carencia para terminar con la muerte de este muchacho consumido por esta bacteria que destruye lentamente a la humanidad.

De esta forma, Cita en la burbuja, de Alicia Fenieux, es una cachetada de alerta a la realidad que se nos aproxima, son una colección de cuentos cuya trascendencia será visible cuando se vuelvan a leer en unos veinte años más y se descubra que aquello que hoy es solo ficción y verosimilitud, por entonces será lamentablemente la realidad.

Juan Pablo Cifuentes Palma, 2020.

Juan Pablo Cifuentes Palma (Los Ángeles, 1985) es escritor chileno de ciencia ficción, fantasía, terror y de clima ficción (cli fi), miembro de Alciff Chile. Durante 2019 publicó la colección de cuentos de ciencia ficción/terror “La supervivencia del caos” y el poemario de ciencia ficción “Sacsayhuamán: El exilio de los Shuk’tars”. Crónica de Terezin es su primera novela publicada.

Publicado por Josefa Tello

Hola! Soy escritora, bailarina, amante de los animales la reposteria, la coca cola y adicta a los memes, (también estudiante de bibliotecología)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: