¿Por qué el cine de terror me inspira a escribir?, por Francisco Traslaviña.

No es sorpresa para nadie que mi libro Luciérnagas Sangrientas tiene muchas influencias del cine de terror ochentero, caracterizado por la brutalidad de las escenas y un equilibrio sutil entre comedia y suspenso, siendo un género valiente que se atreve a traspasar los límites y situar a los protagonistas en situaciones completamente bizarras y desoladoras. En algunas ocasiones la trama va acompañada por un mensaje crítico a la sociedad contemporánea que rodea la película, tal es el caso de las películas de George Romero, donde lo que prima son las interacciones humanas y los zombies son el detonante para descubrir cómo reaccionan las personas ante una situación apocalíptica, pero en otras es más un festín de muertes donde tarde o temprano el último sobreviviente enfrentará al monstruo.

El género de terror explora nuestros límites, nos asustan pero de alguna forma las disfrutamos. Según Tobe Hopper, director de “La Masacre de Texas” (1973) “las películas de terror son una catarsis, necesitamos sacar esa energía” (i), muy similar a la risa. Utilizamos los sustos para liberar estas energías y a la vez puede ser un buen elemento para liberar estrés y continuar con nuestra vida. Vamos al cine a ver películas de terror impulsados por el morbo, para poner a prueba si de verdad nos asustamos, buscamos reafirmar nuestro coraje y valentía al exponernos ante una historia donde el terror está al acecho en cada plano, escena y toma. Para terminar (como señala Stuard Gordon, director de “Re-Animator“): “En el cine de horror siempre hay una oportunidad de sobrevivir a las pesadillas, de enfrentar al villano y sobrevivir, para finalmente decir sigo aquí” (1).
El factor sorpresa siempre está presente en este género cinematográfico, a pesar de que con los años se ha creado una formula evidente muy característica del subgénero slasher: grupo de amigos, cabaña en el bosque, psicópata con máscara, masacre, orden de muertes que varía entre qué tanto la audiencia puedan soportar a personajes patéticos, enfrentamiento final entre el psicópata y la “final girl”, quien revela ser más valiente que cualquiera de los demás. Este último es uno de los elementos que más me apasionan del cine del terror. Tenemos a una chica tímida, virgen e insegura en la mayoría de los casos, que pareciera no querer estar ahí, pero termina haciendo frente a la mayor amenaza de toda la trama.
Es esta valentía oculta en los personajes más inesperados que me impulsó a desarrollar mejor a ciertos personajes con los que empatizaba. Tal es el caso de un personaje de mi libro: Harold, quien es netamente un friki. Un inadaptado social que tiene miedo de hablarle a la chica que le gusta y sus incomodidades lo hacen frustrarse consigo mismo, pero cuando la invasión de luciérnagas llega a Ciudad Kane y las horas pasan, vemos como Harold, impulsado por sus amigos y hermano mayor logra ser un héroe, enfrentando amenazas aún más grandes que lo que solía ser su miedo más profundo, como dice la canción de David Bowie, “We can be heroes just for one day”.

¿Qué harás ahora, Harold?
Iré junto a mi hermano en el escuadrón del oficial Savage para limpiar Colina Fiestera.
Oh, Harold, ¿aprendiste a usar armas?
Bueno, siempre he tenido ganas de usarlas, desde que mi hermano se hizo policía. Recordó un momento incómodo y se puso a reír—. Cuando él no estaba en casa, yo tomaba una de sus armas y me ponía frente al espejo, si polera y con rostro “amenazante”.

Rose rió sorpresivamente, acción que pensaba que nunca volvería a realizar después de la terrible noche por la cual toda la ciudad había sufrido. Harold era un tipo extraño, pero no era una mala persona y su verdadera valentía comenzaba a surgir con el apocalipsis.  (2)

Es por esto que lo que más disfruto del cine de terror, y la razón por la que me inspira a escribir, es el mensaje de esperanza que presenta. Así es: Esperanza. No, no me confundí con una película de drama y superación personal o con alguna donde actuó Robin Williams o Tom Hanks. No, en el cine de terror hay un mensaje esperanzador que te dice a gritos que cualquier persona, independiente de sus capacidades, sea como sea, puede enfrentar los mayores miedos que una mente puede imaginar. Sobrevivir a la masacre, encontrar su coraje y masacrar al monstruo que tanto daño hizo. Reafirmo esto con la cita de mi director de cine de terror favorito, Wes Craven, el creador detrás de increíbles obras audiovisuales como “Nightmare on Elm Street”, “Scream” y “The Hills Have Eyes”, “Haces historias donde lo peor que puedes imaginar es confrontado por un personaje con el que simpatizas y en ese sentido el mensaje de las películas de terror es la esperanza”. (3)
Es ese conflicto al que se enfrenta el o la protagonista, quien nunca deja de luchar incluso cuando sus seres queridos van muriendo en el transcurso de la cinta. Lo seguimos en su tortuoso viaje, nos enfrentamos a las amenazas junto a ella o él, ya sea un psicópata inmortal que no puede ser abatido o una criatura de otro mundo que absorbe a todo quien pasa por su camino. Es ese uno de los mensajes que el cine de terror me inculcó desde muy pequeño y lo trasmití en mi novela Luciérnagas Sangrientas. Se trata de luchar contra las infinitas amenazas que la vida puede entregar y nunca rendirse. Encontrar soluciones a los problemas, respirar, tomar las armas y enfrentar los monstruos que invaden tu ciudad.
Francisco Traslaviña, 2019.
(1) Master of Horror (2002); Mike Mendez, Dave Parker.
(2) Luciérnagas Sangrientas (2018); Francisco Traslaviña, Puerto de Escape.
(3) Master of Horror (2002); Mike Mendez, Dave Parker.
(iMaster of Horror (2002); Mike Mendez, Dave Parker.

Junten humanos combatiendo contra monstruos, mucha sangre, acción y referencias a la cultura popular de por medio y todo esto narrado con sarcasmo de forma acelerada y posiblemente estén dentro de una novela de Francisco Traslaviña. Su primera novela surgió durante una extensa toma estudiantil, tenía una enorme cantidad de tiempo libre y se le habían acabado las películas, series y libros que apreciar. Era su momento de escribir su propia historia de horror con mucha acción y sutiles pizcas de ciencia ficción. Esa historia surgió bajo el nombre de Luciérnagas Sangrientas: Halloween en Ciudad Kane (Puerto de Escape, 2018).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: