Especismo, racismo y una ucronía

Actualmente el Homo sapiens es el único primate totalmente bípedo que habita el planeta, situación diferente a lo que evidencia la paleoantropología, donde se registra en épocas pretéritas una coexistencia entre diferentes especies del género Homo. Ciertamente la extinción del Neandertal y de otras especies de hombres no solo ha dejado en solitario al Homo sapiens en la Tierra, sino que también, tal como se expone en esta reflexión, invita a contar historias que nunca fueron, pero que pudieron haber sido, para de alguna manera preparar un mejor futuro.

Estos relatos ficticios que transcurren a partir de un momento del pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma distinta a como ocurrió en realidad se denominan, en la literatura fantástica, como ucronías. A este respecto, imaginar la no extinción de diferentes especies de Homo puede ser un buen ejercicio para observar, por analogía, las actuales diferencias al interior de una misma y única especie. En efecto, si actualmente conviven en sociedad con discutible armonía personas de diferentes culturas, pero pertenecientes todas ellas a una misma especie, bien se puede imaginar un mundo donde la extinción de otras especies de hombres no ocurrió y dicha convivencia se prolongó al presente. Así como las sociedades modernas se ordenan accidental y/o premeditadamente en función de diferencias tales como las clases, donde, a modo de ejemplo, existen barrios habitados por personas de altos ingresos y barrios para otros, ¿cómo se ordenaría en la actualidad una sociedad compuesta por diferentes especies humanas?

El cine ha dado alguna respuesta a través de películas de ciencia ficción donde se observa, ya sea compartiendo en un bar o enfrentándose en una batalla, a diferentes especies de criaturas inteligentes no solo con su distintivo genoma, sino además cada una con su propia cultura. Pese a las diferencias en el idioma, religión y arte entre las especies que protagonizan los guiones cinematográficos, entre ellas además de competencia también se muestra cooperación, generalmente ante una amenaza en común.

Pues bien, lo que realmente ocurrió en nuestro planeta es que varias especies de Homo se extinguieron y una hipótesis es que ello fue consecuencia de la incapacidad de ellas para responder ante una amenaza: el especismo como trato discriminatorio dado por el Homo sapiens, quien a la sazón ostentaba el poder. En tal sentido, en la actualidad se observan fenómenos análogos, como el racismo, que también pueden impulsar a borrar de la faz del planeta a buena parte de la diversidad humana intraespecífica, donde grupos tan distintos como relativamente débiles son los que históricamente han corrido y siguen corriendo el mayor riesgo. Si esto último ocurre, en un futuro se podrá contar otra ucronía donde los sobrevivientes estarán imaginando sociedades formadas por distintas etnias y otros grupos diferentes, añorando la riqueza de la diversidad humana.

Lucio Cañete
Miembro ALCIFF

Académico del Departamento de Tecnologías Industriales de la USACH y socio honorario de la Sociedad Paleontológica de Chile (SPACH)

Publicado por ALCIFF

Asociación de Literatura de Ciencia Ficción y Fantástica Chilena. Fundada el año 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: